Prestaciones y trabajo autónomo

 In Autónomos, prestaciones

Hace unos días hablábamos de una de las partes a tener en cuenta antes de tramitar el alta como trabajadores autónomos.

Esta parte,  referente a la cuota, suele ser la más fácil de controlar, ya que si se cumplen los requisitos y se tramita debidamente el alta en el RETA se reconocen las bonificaciones en el mismo momento de tramitarla con la Seguridad Social.

¿Estás cobrando el paro y piensas en darte de alta como autónomo?

Hoy vamos a hablar de otro de los aspectos a tener en cuenta. En ocasiones tras haber trabajado por cuenta ajena y finalizar una relación laboral, tenemos derecho a optar a la prestación contributiva por desempleo o, como se conoce coloquialmente, cobrar el paro. Las personas con espíritu emprendedor que pasan por esta situación, suelen meditar la opción de desarrollar una idea de negocio en esos momentos, al disponer de más tiempo libre para trabajar en ella, analizar la idea de negocio y desarrollar el proyecto. Son muchas las dudas que suelen surgir en estos momentos:

 

¿Qué tipo de ayudas tendré? ¿Perderé mi prestación? ¿Dónde puedo conseguir financiación?

 

Es en estos casos, cuando tenemos que valorar las prestaciones para emprendedores. Las dos principales alternativas son la capitalización del desempleo o pago único, y la compatibilización del cobro de la prestación con el trabajo autónomo.

 

Capitalización de la prestación

También conocido como pago único, consiste precisamente en el abono de la prestación contributiva por desempleo en un solo pago (aunque ahora desarrollaremos otra opción compatible) para montar la empresa. Tiene los siguientes requisitos principales:

  • Ser persona beneficiaria de una prestación contributiva por desempleo por cese total y definitivo de una relación laboral, pendiente de recibir, a fecha de solicitud del pago único, al menos tres mensualidades. Las personas beneficiarias de la prestación por cese de actividad es necesario que  tengan pendiente de percibir como mínimo seis meses.
  • No haber cobrado el pago único, en cualquiera de sus modalidades, en los cuatro años inmediatamente anteriores.
  • Iniciar la actividad en el plazo máximo de un mes desde la resolución que conceda el pago único, y siempre en fecha posterior a la solicitud. No obstante, una vez realizada la solicitud, se puede iniciar la actividad y darse de alta en la Seguridad Social antes de la resolución del pago.
  • Si se ha impugnado ante la jurisdicción social el cese de la relación laboral que ha dado lugar a la prestación por desempleo, cuya capitalización se pretende, la solicitud del pago único debe ser posterior a la resolución del procedimiento.
  • Quienes en los 24 meses anteriores a la solicitud del pago único hayan compatibilizado el trabajo por cuenta propia con la prestación por desempleo de nivel contributivo, no tendrán derecho a obtener el pago único para constituirse como trabajadores o trabajadoras por cuenta propia o como personas trabajadoras autónomas socias de una sociedad mercantil.
  • Si la cooperativa prevé en sus estatutos la posibilidad de que los socios o socias tengan que superar un periodo de prueba,  haber superado dicho periodo. Aunque el derecho al pago único de la prestación se podrá aprobar, la persona solicitante únicamente lo percibirá cuando presente ante el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) el acuerdo del consejo rector de haber superado dicho periodo de prueba.

 

Importante hacer la solicitud del pago único al SEPE antes del inicio de la actividad, la fecha de inicio se considera la que aparezca en el alta en la Seguridad Social. Por lo tanto, primero hay que tramitar la solicitud del pago único y después el alta en el RETA.

Se puede solicitar y obtener la cantidad que se justifique como inversión para el desarrollo de una actividad por cuenta propia en este abono único. Pero si no se obtiene la prestación en su totalidad, el importe restante lo podríamos recibir mediante abonos mensuales para subvencionar su cotización a la Seguridad Social durante el desarrollo de la actividad, o lo que es lo mismo, se subvencionarían las cuotas a pagar.

Así que se puede optar por el pago único de la prestación, la subvención de cuotas en la Seguridad Social, o lo que suele ser recomendable, optar por la solicitud de ambas. Por un lado subvencionaríamos la parte invertida, y por otro, si nos quedara dinero suficiente de la prestación, subvencionaríamos las cuotas con el restante.

En la solicitud al SEPE hay que presentar una memoria explicativa del proyecto con el capital necesario y la forma de financiación. Debemos tener en cuenta la obligación de que una vez percibido el importe de la prestación, hay que iniciar la actividad en el plazo máximo de un mes.

 

Compatibilizar el cobro de la prestación con el trabajo autónomo

Otra alternativa al pago único cuando se está percibiendo la prestación por desempleo de nivel contributivo es la de seguir percibiéndola mientras se trabaja por cuenta propia, durante un plazo máximo de 9 meses (270 días) o el tiempo inferior que quede por percibir de la prestación. Eso sí, muy importante, se ha de solicitar dicha compatibilidad en un plazo de 15 días a contar desde la fecha de alta en el RETA.

También podrán compatibilizarlo las personas que se incorporen como socias de sociedades laborales de nueva creación o socias trabajadoras de cooperativas de trabajo asociado de nueva creación, que estén encuadrados en el Régimen Especial de la Seguridad Social que corresponda por razón de su actividad por cuenta propia. Existen algunas exclusiones a tener en cuenta que también habría que valorar, como por ejemplo: los que hayan obtenido el pago único, quienes hayan hecho uso de este derecho en los últimos 24 meses o quienes su último empleo haya sido por cuenta propia.

Las personas que se acojan a esta compatibilidad percibirán el 100 % de la cuantía de la prestación por desempleo con el descuento del IRPF, en su caso, y sin deducción de cotización a la Seguridad Social. Ya que se cotiza a través de la cuota a pagar como autónomo.

Según lo mencionado, existe el límite máximo de 9 meses de compatibilidad, pero se ha de tener en cuenta que si la actividad por cuenta propia no se mantuviera durante más de 5 años y tuviera concedida una prestación mayor a esos 9 meses, se podría reanudar la prestación, ya que permanece suspendida durante ese periodo de tiempo. Si tras el cese en el trabajo por cuenta propia tuviera derecho a la protección por cese de actividad, podrá elegir entre percibir esta prestación o continuar percibiendo la protección por desempleo que quedó suspendida.

 

¿Por que opción optar? Depende…

El pago único y la compatibilización de la prestación con el trabajo autónomo no son compatibles por motivos obvios, por ello, hay que valorar en cada caso que es lo que más nos conviene. Que necesitamos realizar una inversión inicial elevada, pues nos puede interesar el pago único de la misma. Que tenemos una inversión inicial razonable, puede que nos interese presentar el pago único junto a la opción de subvencionar cuotas de autónomo. Que la inversión inicial es baja y tenemos bonificación en las cuotas, podría interesarnos compatibilizar la prestación garantizando un ingreso mínimo fijo durante los primeros meses.

En relación a lo desarrollado en este artículo se podría considerar que cuando se está cobrando el paro es un buen momento para iniciar la actividad como trabajador autónomo. Ya que disponemos del tiempo necesario para desarrollar la idea, cierta experiencia laboral garantizada y varias opciones como las mencionadas que nos faciliten la puesta en marcha del negocio. De ahí la importancia de un buen asesoramiento integral que nos sirva de impulso, el equipo de profesionales de Factótum BC está a su disposición si lo desea. https://factotumbc.com/contacto/

Recent Posts

Dejar un comentario

Start typing and press Enter to search